Entrenamiento antes de acostarse, ¿afecta la calidad del sueño?

Sabemos perfectamente que la actividad física regular es extremadamente importante para nuestra salud. En nuestro ajetreado mundo, sin embargo, es cada vez más difícil encontrar tiempo para que el ejercicio se convierta en parte de cada día, y no solo en un evento de unas excelentes vacaciones.

Al tratar de hacer frente a esta tarea, nos vemos obligados a realizar ejercicios incluso en momentos muy inusuales. Algunos eligen temprano en la mañana. Otros solo pueden aprovechar la tarde noche…

Si bien los entrenamientos matutinos no son tan controvertidos, la actividad física por la noche deja algunas dudas sobre la nutrición y la regeneración.

Entrenamiento antes de acostarse: ¿afecta la calidad del sueño?

Primero, necesitamos separar los tipos de actividad física. Es difícil comparar una caminata de 20 minutos con 1,5 horas de entrenamiento intensivo en el gimnasio.

Entrenamiento de baja intensidad

En definitiva, es una actividad física que no exige demasiado de ti.

Un ejemplo puede estar aquí:

  • camina
  • ciclismo pausado
  • carrera suave
  • nadando a un ritmo lento

Este tipo de entrenamiento, por definición, no sobrecarga nuestro cuerpo y se puede realizar en cualquier momento del día, incluso por la noche.

Además, si hay un descanso más largo entre este tipo de entrenamiento y la hora en que te vas a dormir, la calidad de tu sueño puede incluso ser mejor que si no lo haces.

Entrenamiento de alta intensidad

Como probablemente sepas, hacer este tipo de entrenamiento requerirá mucho esfuerzo.

Un ejemplo puede ser:

  • entrenamiento intenso de fuerza; después de todo, el gimnasio no siempre tiene que significar entrenar hasta el final de la resistencia
  • carrera rápida, ciclismo o natación
  • marchas de alto ritmo
  • entrenamientos de intervalos de alta intensidad

Este tipo de actividad física es percibida por nuestro organismo como una especie de estrés. Como resultado, se desencadena una cascada de liberación de hormonas para hacer frente a una situación de lucha o huida. No puedo imaginar que puedas luchar o huir mientras tienes sueño. Por lo tanto, este tipo de entrenamiento puede causar problemas para conciliar el sueño.

Entrenamiento realizado en las inmediaciones de la hora de acostarse

Ya sé que no se recomienda el entrenamiento de alta intensidad antes de acostarse. Por tanto, es necesario mantener una distancia considerable entre este tipo de actividad y el momento del descanso nocturno.

Si transcurre menos de una hora entre el final de su sesión de entrenamiento de alta intensidad y la hora en que se acuesta, tenga en cuenta que tendrá problemas para conciliar el sueño, su tiempo de sueño se acortará y la calidad de su sueño también se deteriorará.

Y sabemos muy bien lo importante que es el sueño para la regeneración post-entrenamiento de un atleta. Por tanto, cuantas más horas consigas ahorrar, menos impacto negativo tendrá este tipo de entrenamiento en el sueño. En el caso de entrenamientos de baja intensidad, ya no es necesario mantener un intervalo tan largo.

Sin embargo, los científicos que examinan la influencia de los tipos de entrenamiento en la calidad del sueño sugieren que el tiempo desde el final del entrenamiento de baja intensidad hasta el momento de irse a dormir no debe ser inferior a 90 minutos. Cuando este tipo de actividad física se puede realizar más de 4 horas antes de acostarse, ¡incluso puede contar con mejorar la calidad del sueño!

Elija pre-entrenamientos sin estimulantes

Si, por ejemplo, el cansancio no te lo permite, piensa en incluir un suplemento que contenga l-teanina antes del entrenamiento.

Después de entrenar

Durante este período, desea calmar su cuerpo lo más rápido posible, relajarse y descansar.

Muchos fabricantes de suplementos suministran aquí una amplia variedad de productos que pueden ayudarnos con esto.

Vale la pena buscar en los estantes productos que contengan los siguientes ingredientes, por ejemplo:

  • magnesio
  • l-teanina
  • gaba
  • glicina
  • melatonina
  • extracto de lúpulo
  • extracto de bálsamo de limón
  • extracto de azafrán
  • lavanda

También vale la pena verificar la reacción del cuerpo al aumento del consumo de carbohidratos durante este período. Su objetivo principal, por supuesto, es reconstruir rápidamente el glucógeno utilizado durante el entrenamiento, pero muchas personas informan que gracias a más carbohidratos, pueden conciliar el sueño más rápido y más profundo.

Por supuesto, también se debe limitar el uso de dispositivos electrónicos que emitan luz azul, o utilizar un software adecuado que reduzca su emisión. Desafortunadamente, no siempre podemos proporcionar lo óptimo para el trabajo de nuestro cuerpo. Por lo tanto, tratemos de minimizar lo que tiene un impacto negativo, buscando lo que nos puede ayudar.

Previous Post

Vale la pena hacer ejercicio en ayunas

Next Post

En cuanto tiempo puedo ver los primeros resultados del entrenamiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top